“Una raya más al tigre”

Alguna vez escuché esta frase de una persona que se refería a la raya como un pedazo de basura más en un tigre que resultaba ser una colonia llena de más basura. Sin querer, esta persona explicó en una frase lo que millones de mexicanos piensan cuando nos enfrentamos a diferentes dilemas.

Vemos a nuestro alrededor y nos percatamos de la corrupción que existe en instituciones, gobernadores y hasta Jefes de Estado, que cuando tenemos la oportunidad de mejorar nuestra situación haciendo una “transa”, la hacemos sin pensar porque ¿si ellos lo hacen por qué nosotros no? Una mordida a un policía, una “colada” a un concierto, el robo de un examen final que nos promete una calificación aprobatoria, “robar poquito” del presupuesto que se nos asigna para un trabajo escolar, etc.

Estos actos parecen no tener punto de comparación, por ejemplo, con los 60 mil millones de pesos que según la Auditoría Superior de la Federación, Javier Duarte desvió durante su administración como Gobernador del Estado de Veracruz. (Animal Político, 2017) Sin embargo, tal vez podríamos estar alimentando esa idea de que si la mayoría o por lo menos las personas o instituciones que deberían ser las más transparentes lo hacen, si nosotros lo hacemos solo agregamos “una raya más”.

Tal vez, como estudiantes no condenemos tanto el robar o copiar un examen, ya que generalmente salimos impunes. Pero, ¿y si la cadena de “corrupción escolar” continúa? Quizá el alumno que hoy compra, roba o copia un examen, el día de mañana no logre terminar la universidad o aprobar un examen de titulación. Su siguiente paso podría ser conseguir un título universitario o cédula profesional falsa, lo que no es muy difícil de conseguir en nuestro país.

En México puedes conseguir un título universitario por 6 mil pesos. ¿Es barato? Sí. ¿Fácil? También. Entre 2013 y 2014 la Secretaría de Educación Pública detectó 1,500 títulos apócrifos, lo que me hace pensar que más que rayas en un tigre, parece que entre raya y raya se hace la manada completa. Estas son solo dos de las miles de situaciones en las que con pequeños actos aceptamos y promovemos la corrupción o la mediocridad.

Analizando esto me pregunto, ¿y si aportamos nuestra rayas para bien?, ¿y si nuestra raya es terminar nuestra carrera en el tigre que representa el 17% de jóvenes que terminan la universidad? OCDE , ¿y si somos la raya en el tigre de personas comprometidas? Seamos una raya más al tigre que estudia, que trabaja, que no comete actos ilícitos, que se preocupa por su entorno… el tigre que hace de nosotros y de nuestro país algo mejor.

Escrito por

Estudiante de 21 años de la Lic. en Comunicación y Medios Digitales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s