Carta al Papa Francisco

Por: @ktamayh

“Dejad que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios es de los que son como ellos. Les aseguro que el que no reciba el Reino de Dios como un niño, no entrará en él”

San Marcos 10,13-16

Quizá cuando Jesucristo le dijo eso a sus discípulos pensaba en otra forma a la que a los niños se les impedía conocer “el Reino de Dios”, una forma más inocente a la que hoy en día los sacerdotes, “representantes de Dios en la Tierra”, los alejan.

Me refiero, señor Papa Francisco, a los cientos de casos, conocidos, de abuso sexual infantil que ocurren dentro de la iglesia católica y que han sido encubiertos por los mismos miembros de esta.

Hace menos de un mes, aquí en México, el Arzobispo de Monterrey y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Rogelio Cabrera López, dio a conocer la cifra de 152 sacerdotes acusados de abusar sexualmente de menores de edad en los últimos nueve años. 

Para el 11 de febrero, día en que se publicó tal declaración, se había dicho que algunos de los sacerdotes estaban en la cárcel, otros habían sido ya suspendidos de su ministerio sacerdotal y otros aún enfrentaban el proceso. Hasta ahí pensábamos que esos eran todos los casos, al menos en México. 

Sin embargo, nueve días después, fue detenido en Durango, un sacerdote que presuntamente habría abusado sexualmente de un joven seminarista en 2018. De ahí la cifra debía haber subido a 153 sacerdotes acusados, número que dista, por mucho, de los 101 sacerdotes procesados por este delito y a los que la Conferencia del Episcopado Mexicano condena y se compromete a realizar una “investigación responsable”.

Declaraciones que condenen los abusos, sobran. Su mismo predecesor, el Papa Benedicto XVI se refirió en 2002 como “el pecado en el interior de la Iglesia” a Bernard Law, cardenal acusado de cubrir decenas de casos de abusos sexuales a menores durante casi una década y quien antes de la publicación del reportaje de The Boston Globe en ese mismo año, era la máxima autoridad de la Iglesia católica en Boston.

A pesar de esta declaración, el propio Benedicto XVI fue el primer papa en beatificar a su predecesor, Juan Pablo II, quien, regresando al caso de Bernard Law, lo nombrara arcipreste de la Basílica de Santa María mayor en Roma, solo dos años después de haber reconocido estos abusos; situación que resultó en la impunidad del cardenal.

Cabe recalcar, señor Papa Francisco, que su antecesor es acusado de encubrir el abuso sexual de 67 menores de edad por su hermano menor, el reverendo Georg Ratzinger.

En 2009 Benedicto XVI prometió iniciativas y tolerancia cero a los abusos sexuales cometidos durante su mandato. Misma tolerancia cero que ahora promete su Iglesia Católica ante los 152 sacerdotes pederastas en México, los 300 en Estados Unidos, los 148 en Chile, los 5 en Costa Rica y el número desconocido que ocurren alrededor del mundo.

Le sugiero señor Papa Francisco que reconsidere el término tolerancia cero que se viene proclamando desde años atrás, y que en lugar de eso, se ponga a disposición de las autoridades competentes a todos aquellos que, escondidos bajo una sotana, abusan día con día de cientos de niños que solo buscan acercarse al Reino de Dios.

cropped-logo-bonito-final-0111.png

Cactus del Norte brinda el espacio a personas que les interese exponer su punto de vista acerca de distintas temáticas, sin embargo las opiniones aquí expuestas no representan las del sitio web.

Escrito por

Estudiante de 21 años de la Lic. en Comunicación y Medios Digitales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s