El hombre siempre culpable, la mujer nunca presunta víctima

Once días han pasado desde la simultánea manifestación feminista, la cual tenía, en un principio, un objetivo claro: buscar justicia para la joven supuestamente violada por cuatro policías en CDMX.

Además de las agresiones a hombres que estaban, por diversas razones, en ese espacio, e incluso a mujeres; de la marcha destacó el uso del #NoMeCuidanMeViolan y el #MeCuidanMisAmigas.

A partir de ese día, es conocido ya, que en la ciudad (como supongo yo que en muchas más) se creó un determinado grupo en la plataforma Facebook, que buscaba convertirse en un lugar seguro para las mujeres mexicalenses.

Yo fui agregada a este grupo por una amiga, quien después descubrí que es administradora. Traté de verlo como una acción noble. Una acción que verdaderamente buscaba la seguridad de las mujeres, pero nunca pensé que en este grupo, las mujeres empezaran a tomar roles de denunciantes, testigos y jueces sociales.

La denuncia por medio de redes sociales es un fenómeno que comenzaría en 2017 a nivel internacional con el movimiento #MeToo, en la que en diversas redes sociales y principalmente Twitter, se publicaban denuncias (muchas veces anónimas) en las que se acusaban de violaciones, acosos, abusos sexuales a personajes del medio artístico.

La mezcla de este fenómeno con el lema de la ola feminista de izquierda, “siempre hay que creerle a la víctima”, originó que lejos de buscar justicia legal, se impusiera una justicia social en forma de ciberlinchamiento. Sin pruebas, fechas, nombres ni historias congruentes, se señalaba a una persona como culpable y su credibilidad se volvía inexistente.

Sobre este fenómeno en particular escribe Guadalupe Sánchez Baena. Recomiendo leer Me against the #MeToo: a favor de la presunción de inocencia y contra el ajusticiamiento social.

De forma similar, y como ya es de conocimiento público, este grupo ha comenzado a denunciar situaciones que han vivido con ex parejas, ex amigos, y conocidos. Y muchas veces, al igual que en el movimiento #MeToo, las denuncias son anónimas y, como es de esperarse, sin ninguna prueba que la avale.

A pesar de esto, las denuncias son tomadas como verdaderas, porque “a la víctima siempre hay que creerle”, claro mientras sea mujer, y con esto se consigue que otras mujeres (a las que cabe aclarar, esta persona nunca las ha violentado) “cancelen” de su vida y se corra la voz para “prevenir” sobre un delito que nadie sabe si en verdad ocurrió y que jamás fue denunciado a las autoridades.

Así la presunción de inocencia, es decir, la frase que hemos escuchado durante toda nuestra vida, “Todos somos inocentes hasta que se nos demuestre lo contrario”, comienza a dejar de tener sentido.

Los hombres acusados que se enteran por alguna amiga o conocida que les advierten sobre lo que se comenta de ello y que intentan defenderse, no son bajados de mentirosos o cínicos, no dejando ni siquiera al acusado espacio para dar su versión de los hechos.

Parecería ilógico pensar que ciertas mujeres usaran estos espacios para esparcir situaciones que no ocurrieron, pero la honestidad no es, al contrario de lo que piensan muchos, exclusiva de un género.

Sobre esto, escribe la Doctora en Ciencias Económicas y Empresariales, María Blanco, en su libro Afrodita Desenmascarada.

No se trata de no proteger a las mujeres maltratadas ni de considerar que todo son denuncias falsas, y tampoco de que ninguna lo es. Se trata de solucionar el problema de la violencia.

María Blanco, Afrodita Desenmascarada

Los espacios y movimientos que han comenzado por buenas intenciones, han terminado por convertirse en una excusa que busca tener privilegio de creencia por género para la mujer, a modo de “compensación” por las opresiones que vivieron estas en cierta época histórica, cayendo en lo contrario a lo que buscaba el feminismo clásico: la igualdad ante la ley.

Escrito por

Estudiante de 21 años de la Lic. en Comunicación y Medios Digitales.

Un comentario sobre “El hombre siempre culpable, la mujer nunca presunta víctima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s